Xochipilli, el Señor de las Flores

//Xochipilli, el Señor de las Flores
Xochipilli, el Señor de las Flores 2019-03-04T12:55:55+00:00
03-xochipilli-domo-educativo
02-xochipilli-domo-educativo
01-xochipilli-domo-educativo
13-xochipilli-domo-educativo
11-xochipilli-domo-educativo
12-xochipilli-domo-educativo
10-xochipilli-domo-educativo
09-xochipilli-domo-educativo
08-xochipilli-domo-educativo
07-xochipilli-domo-educativo
05-xochipilli-domo-educativo
06-xochipilli-domo-educativo
04-xochipilli-domo-educativo
xochipilli-13-domo-educativo
xochipilli-domo-educativo
xochipilli-14-domo-educativo
xochipilli-12-domo-educativo
xochipilli-11-domo-educativo
xochipilli-10-domo-educativo
xochipilli-8-domo-educativo
xochipilli-7-domo-educativo
xochipilli-6-domo-educativo
xochipilli-5-domo-educativo
xochipilli-4-domo-educativo
xochipilli-2-domo-educativo

Detalles del proyecto

TÍTULO: Xochipilli, el Señor de las Flores

CIUDAD: CDMX

RECINTO:

  • Museo Nacional de Antropología

CLAUSURA: Julio 2018

PARTICIPACIÓN DOMO:

  • Diseño y producción de mobiliario
  • Producción gráfica
  • Diseño y producción de vitrinas

El príncipe de las flores.

Xochipilli, el Señor de las Flores

Museo Nacional de Antropología

El cuerpo florido de Xochipilli reina en el Museo Nacional de Antropología (MNA) y despliega su belleza para profundizar en la concepción del ciclo vital del pueblo mexica, a partir del amplio conocimiento que éste tenía de su entorno natural. Este portento en piedra labrado por manos chalcas hace más de 500 años, una de las piezas emblemáticas de este recinto, es el leit motiv de la tercera exposición organizada dentro de la serie “Una pieza, una cultura”.

Con la exposición Xochipilli, el Señor de las Flores, “se busca transmitir las ideas más representativas de la cosmovisión mexica, al tiempo que se brinda una nueva propuesta de lectura de la pieza, invitando al público a realizar una interpretación y un disfrute propios”, expresó el antropólogo Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), al inaugurar la muestra que permanecerá hasta julio próximo.

Por último, La escultura de Xochipilli se asienta sobre un pedestal en cuyos trazos puede desentrañarse el universo. Una monumental flor une su mitad inferior, geométrica, con la superior de líneas sinuosas y orgánicas. Así como el inframundo se contrapone y complementa con el mundo celeste en la cosmovisión mexica, la flor parece armonizar las dualidades al ser fruto de la unión entre los elementos de la tierra y los del sol. Así Xochipilli nace de un dios solar y una diosa de la tierra.

Sobre el cuerpo de la deidad mexica las flores son un alarde del ciclo vital que, como parte del cosmos mexica, nace a la vida por acción del calor del sol tras vadear la muerte en los húmedos y oscuros adentros de la tierra.

Comparte esta exposición